El Jazz, un mar de encuentros

JOSE-LUIS-GUTIERREZ-L'ALFAS-EN-JAZZ-SEP-2018

El saxofonista vallisoletano Jose Luís Gutíerrez sorprendió en el segundo concierto del festival L’Alfàs en Jazz con su jazz ibérico y sus objetos sonoros. En el concierto le acompañaron el contrabajista Pedro Alarcón y el baterísta Igor Tavan, y hacia mitad del concierto se incorporó por sorpresa el reconocido guitarrista Ximo Tébar.

Violeta Gómez [9 de septiembre de 2018]

El mes de septiembre llena de jazz L’Alfàs del Pi cada año con su festival L’Alfàs en jazz que este año celebra su vigésimo quinta edición. Cuatro conciertos que delimitan el final del verano, entre los cuales el sábado pudimos disfrutar de la propuesta de José Luis Gutiérrez, Iberjazz, que prometía ser un trío excepcional y se convirtió en un cuarteto maravilloso con la incorporación inesperada del guitarrista internacional, y valenciano, Ximo Tebar, porque el jazz, como el Mediterráneo, es un mar de encuentros.

José Luis Gutiérrez, a quien el propio Ximo presentó como uno de los músicos de jazz más innovadores y sorprendentes de la escena actual, no nos decepcionó, embarcando al público en uno de sus viajes sonoros desde el primer minuto del concierto, en el que convirtió a su saxofón en un barco rodeado de gaviotas y otros sones marinos que surgían del mismo saxo o de otros instrumentos ubicados en el escenario. En esta ocasión le acompañaban en ese viaje Pedro Alarcón al contrabajo e Igor Taván a la batería.

Desde el primer tema, supimos que habíamos empezado un viaje de no retorno, o, mejor dicho, un viaje del que no querríamos volver al final del concierto. La fuerza expresiva, la intensidad, la originalidad de la propuesta de Gutiérrez, son conocidas por cautivar a su público. Estábamos ante un creador, un artista que ha hecho de la originalidad su forma de expresión, de manera que la sorpresa es el estado natural del espectador durante sus conciertos y cuando uno experimenta esa sorpresa, cuando oye el canto de las sirenas, no quiere volver a tierra firme.

Después de veinte minutos sorprendentes, llegó una sorpresa aún mayor: se incorporó al trío Ximo Tébar, enriqueciendo lo que parecía inmejorable con su capacidad melódica, la velocidad de respuesta de sus acordes y esa dulzura mediterránea que brota de sus cuerdas. Fue un encuentro inigualable de titanes en el que el público apenas tenía tiempo de recuperarse entre solo y solo. Tanto Tébar como Gutiérrez han incorporado a sus músicas sonidos del Mediterráneo y las músicas ibéricas, de manera que su encuentro sobre el escenario era una revisión en vivo de nuestra historia musical filtrada por el tamiz de la fusión y ofrecida al más alto nivel de ejecución en viento y cuerda.

JOSE-LUIS-GUTIERREZ-BAND-XIMO-TEBAR-L'ALFAS-EN-JAZZ-SEP-2018

Al final del concierto tuve la oportunidad de hablar con José Luis Gutiérrez y me confirmó mis sospechas: todo lo que ocurre durante el espectáculo es inédito y probablemente irrepetible. A excepción de los saxos, los demás instrumentos que utiliza son inventados y construidos por él, alguno incluso construido ante el atónito público, como una flauta de pastor que fabrica con un taladro y toca de inmediato. Todos los temas eran suyos, excepto una memorable versión de Round Midnight a duo con Ximo Tebar que se convirtió en un diálogo de gigantes. No hubo dos temas iguales, porque cada una tuvo un motivo, una textura, una introducción, un mensaje, que los hacía distintos.

En el concierto ocurrieron muchas otras cosas que nunca creí que pudieran ocurrir en un concierto de jazz y que ahora, tras volver de ese viaje sonoro, no sólo encuentro lógicas, sino incluso necesarias, como que un coro de gallinas acompañara al saxofón en uno de los temas, que pueda existir un instrumento inventado a partir de una historia de amor, que el público sienta como suyas las palabras de Gutiérrez: “la mejor música es la risa” o que el propio músico sea también poeta, porque el arte, como los ríos, fluye abriéndose camino por distintos cauces. Mientras esperaba para saludar a Gutiérrez al final del concierto, escuchaba los comentarios de un público que había alargado el final con sus aplausos. Una señora dijo “es increíble, el Dalí de la música”.

Violeta Gómez [9 de septiembre de 2018]


JOSE-LUIS-GUTIERREZ-L'ALFAS-EN-JAZZ-SEP-2018

Anuncios